domingo, 28 de septiembre de 2008

LOS COLORES EN EL FENG SHUI


Cada área de la Bagua debe ser honrada con sus colores, lo cual no quiere decir que deba pintar la zona de la Fama en rojo o la de la riqueza en violeta, sino que coloque un pequeño toque de ese color en toallas, adornos, cuadros, veladoras, etc.

Lo favorable es que en la pared de la línea de metal haya dorado o plata; en la de madera: verde o café; en la de agua: azul, negro o gris y en la de fuego; rojo, rosa o violeta. Puede utilizar las Baguas de calcomanía)

Puede pintar el interior de su casa de un solo color neutral, tomando en cuenta que los colores cálidos (que incluyen rojo) alegran y dan energía y los fríos (que incluyen azul) calman, pero también pueden causar tristeza. Las paredes blancas son puras, virginales, asépticas pero impersonales.

El rojo enciende y estimula, para el Feng Shui es el color más afortunado, se asocia con buena suerte y prosperidad. El rosa atrae amor tierno y suaviza los sentimientos. El lavanda pálido evita ataques de hambre. El púrpura o morado, refuerza el dominio, igual que el negro, está asociado con dinero y honores. El naranja, inspira unidad y da fuerza. El amarillo azafrán provoca amor sentimental y protector. El café rojizo terracota, promueve confianza y seguridad. El amarillo aclara la mente y atrae la riqueza. El color arena es excelente para investigaciones y el más pálido beige nos vuelve introvertidos.

El dorado expresa abundancia. El verde puro es el color de la longevidad y del crecimiento, atrae dinero, abundancia, éxito. El verde claro provoca recuerdos. El verde lima despierta el espíritu. El verde grisoso (un verde oscuro mezclado con café, cobre o azul) hace más fuertes y profundos los compromisos. El azul oscuro es un color de poder y denota autoconfianza. El azul cobalto (como el del cielo al anochecer) conecta con la espiritualidad y los magnos propósitos. El azul claro expresa tranquilidad y misterio, invita a la meditación. El turquesa es el color del éxtasis.