domingo, 28 de septiembre de 2008

FENG SHUI EN LA RECAMARA


No debe reflejarse dormido en un espejo porque causa inquietud que se reflejará en cansancio y hasta pesadillas. Cúbralos con cualquier tela en la noche. Si quiere ser muy cuidadoso, esto incluye a objetos de cristal que reflejen, como pantallas de televisión o de computadora.
La puerta de la habitación y la “peinadora” tampoco debe estar frente a un espejo, ni estar en la misma pared. La puerta no debe estar ubicada frente a otra puerta.
No ponga animalitos de peluche en la pared, plantas ni cuadros con mar, lagos o cascadas, porque la atmósfera de la recámara es Ying y lo demás es Yang.
No ubique los dormitorios arriba de cocinas, garages, baños o cisternas, ni frente a una escalera, puerta de baño o cocina. El piso no debe estar mas abajo que el del baño.
Las camas y las ventanas redondas no son aconsejables. Tampoco que el “paisaje” desde la ventana sea una chimenea.
La cabecera debe estar firmemente atornillada a la cama y ubicarse desde una posición de dominio que permita la vista más amplia del cuarto. Es poco aconsejable ubicar la cama en medio de dos columnas o paredes ajustadas que la conviertan en “sandwich”.

Si quiere reafirmar su compromiso con su pareja, no duerman en camas individuales, aunque las ponga una junto a otra. Debe compartir el colchón, aunque tenga bases o “box springs” separados.
La cabecera de la cama debe orientarse hacia el Norte. De no ser posible, la segunda posición favorable es hacia el Este, donde sale el sol.

La cabecera no debe situarse bajo una ventana porque se escapa la energía. Una claraboya o ventana pequeña en lo alto, es aceptable. Si no es posible cambiarla de lugar, poner un colgante de cristal en medio de la ventana y una
calcomanía de laberinto en el techo sobre la misma.
Para equilibrar y aumentar su energía, coloque un colgante de cristal sobre la cama. Si desea equilibrar y aumentar su energía o regenerar el cuerpo durante alguna enfermedad, coloque nueve espejitos octagonales con el reflejo hacia arriba, abajo de su colchón. Quítelos cuando se haya cumplido el propósito, pues esta es una cura de emergencia.
Cuando desee reavivar la pasión o recobrarse de tristezas y depresiones, utilice sábanas rojas o un cubre-colchón rojo debajo de las sábanas. Esta también es una cura temporal, no la use a diario.
Desde su cama debe ver la puerta, pero no quedar enfrente de ella, pues por los pies se puede escapar la energía. Si no puede moverla, ponga un colgante de cristal, un “wind chime” o móvil, un biombo, una planta colgante o una cortina entre la puerta y su cama.

Si hay un closet o armario dentro de la recámara, las puertas deben estar siempre cerradas y el interior perfectamente ordenado. Deshágase sin compasión de las cosas que ya no usa o no le sirven, para hacerle lugar a la abundancia. Igual se aplica a los cajones de cualquier mueble, libreros, etc.

La puerta del baño no debe estar dentro del dormitorio. Si ya está y no puede cambiar esta distribución (que es una de las peores situaciones en Feng Shui), minimice su impacto. Ponga un espejo octagonal grande sobre la puerta por la parte de afuera, mantenga las coladeras bien tapadas, y la tapa del inodoro siempre bajada. Ponga cristales, plantas y mucha luz. Sobre todo, nunca permita que huela mal. Utilice los colores que indica el Bagua del lugar donde esté ubicado ya sea en la pintura, toallas o adornos.
En los dormitorios deben usarse colores pastel, sobre todo en las de los niños. Un exceso de azul, violeta o verde brillante, por ejemplo, puede deprimir. Un amarillo fuerte o rojo propiciará un exceso de trabajo a la imaginación o el intelecto y causará insomnio.
Lo ideal sería evitar televisiones, teléfonos, equipos de sonido o cualquier equipo conectado a la electricidad, porque provocan disturbios en la energía del ambiente, sobre todo si están cerca de donde usted descansa. Y según la geobiología, un apagador o contacto de luz en la pared donde está su cabecera provocan descargas de energía que pueden perturbar no sólo su sueño, sino su vida. Una cura que yo utilizo para minimizar estos efectos es colocar alrededor de su colchón un hilo de cobre que lo rodee (lo venden en las tiendas expendedoras de repuestos para neveras, lavadoras, teléfonos, etc. por metros), actúa como catalizador repeliendo esas energías de los aparatos electróicos, es válido también para quienes acostumbran trabajar con el Laptop o Notebook sobre la cama (aunque no es lo aconsejable por que es interfiere en la relación de pareja).